Se consideran lípidos a las moléculas que componen las grasas y los aceites, dentro del cuerpo
humano se definen como sustancias que no se pueden disolver en el agua, sus funciones son muy variadas desde ser componentes estructurales de las membranas celulares, almacenamiento de energía, mensajeros químicos, vitaminas o pigmentos, así como protectores o impermeabilizantes, te invito a que leas este blog y descubras la importancia de este nutriente para tu organismo.
Con la creacion de este blog pretendemos publicar informacion sobre las funciones de los lipidos, dirigido a los estudiantes de secundaria y de primer ingreso de universidad, tanto de medicina como de farmacia, para asi tener una mejor comprension y estudio del tema

domingo, 4 de diciembre de 2011

Fusión de reserva energética de los lípidos en relación al tejido adiposo

Por: Jean Carlo Arroyo González
Estudiante de farmacia. UIA

El tejido adiposo es uno de los tejidos más abundantes y representa alrededor del 15-20% del peso corporal del hombre y del 20-25% del peso corporal en mujeres. Los adipocitos almacenan energía en forma de triglicéridos. Debido a la baja densidad de estas moléculas y su alto valor calórico, el tejido adiposo es muy eficiente en la función de almacenaje de energía (1).
El tejido adiposo se encuentra debajo de la piel - con grosor que depende de la región corporal - y alrededor de los órganos torácicos y abdominales.
La principal función de este tejido es, por tanto, controlar la ingesta de energía y la distribución de la misma a otros tejidos en los periodos interdigestivos (3).
(4) (5)
El tejido adiposo se caracteriza porque cada célula contiene vacuolas de triacilglicéridos “TG” que ocupan casi todo el espacio dentro de ella; esos TG se forman a partir de AG provenientes de la dieta o de AG formados a partir de glucosa, fructuosa, glicerol o aminoácidos siempre que exista en conjunto un exceso de sustratos energéticos. Los TG se convierten continuamente en AG y éstos nuevamente en TG de manera que, cuando el organismo requiere fuentes de energía (por ayuno o por actividad física), los AG pasan rápidamente a la sangre y llegan a los tejidos que los necesitan. Aunque guardar la energía en forma de TG  en el tejido adiposo es un proceso metabólicamente  “costoso” (consume 30% de la energía guardada) y aunque tiene el defecto de no recuperar la glucosa, su ventaja es que en un volumen relativamente pequeño se puede almacenar una reserva considerable. La alternativa que habría como reserva energética es la síntesis de glucógeno, que tiene la ventaja de mantener la glucosa como tal, que sirve básicamente como un reserva de corto plazo (6 o 7 horas cuando mucho) (2).
(6)
Cuando, por alguna razón, la ingestión de sustratos energéticos es insuficiente, se liberan ácidos grasos del tejido adiposo, pero cuando la ingestión de dichos substratos supera al gasto de energía se produce un balance energético positivo; el organismo es muy eficiente para retener  el “sobrante” y lo almacena en el tejido adiposo. De ocurrir esto en forma mantenida, surge la obesidad que figura entre los males más comunes de la época y que es perjudicial tanto por sí misma como por las enfermedades que precipita o que agrava (dislipemias, arterioesclerosis, hipertensión arterial, diabetes mellitus tipo 2 y algunas neoplasias). La forma actual de alimentarse del ser humano hace difícil mantener el balance  energético apropiado ya que, en muchos aspectos, se aleja considerablemente de la que tuvo en sus orígenes y a la cual es muy probable que se haya ajustado evolutivamente su fisiología (2).
(7)
(8)
(9)


Referencias:
(1)  Dra. Cecilia Koenig, Escuela de Medicina P. Universidad Católica de Chile. Tejido Adiposo. En línea fecha de consulta 14 / noviembre / 2011. Disponible en: http://escuela.med.puc.cl/paginas/Cursos/segundo/histologia/HistologiaWeb/paginas/co23757.html
(2)  Dr. Héctor Bourges Rodríguez, Director de Nutrición, Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán. Los Lípidos en la Nutrición humana (Metabolismo de los Lípidos). En línea fecha de consulta 15 / noviembre / 2011. Disponible en: http://www.fitness.com.mx/medicina052.htm
(3)  M.J. Moreno, J.A. Martínez, Departamento de Fisiología y Nutrición. Universidad de Navarra. El tejido adiposo: órgano de almacenamiento y órgano secretor. En línea fecha de consulta 15 / noviembre / 2011. Disponible en: http://www.cfnavarra.es/salud/anales/textos/vol25/sup1/suple4a.html
(4)  http://www.adelgazaya.es/wp-content/uploads/2011/03/tejido-adiposo.jpg
(5)http://3.bp.blogspot.com/_JGvbpYK0sDk/SjUvcikBU6I/AAAAAAAAAjo/dS2TgfOijEw/s320/grasa.bmp
(6)  http://bioclinicahoy.wikispaces.com/file/view/yoooooo_008.jpg
(7)http://www.revespcardiol.org/sites/default/files/elsevier/images/25/25v7nSupl.H/grande/25v7nSupl.H-13110780tab11.gif
(8)  http://1.bp.blogspot.com/_0ugCqUqpGAE/Sez-WYaRc-I/AAAAAAAAAF4/BZgtoWMgD_0/s400/untitled.bmp
(9)  http://comodisminuirlahipertension.com/wp-content/uploads/2010/06/obesidad-hipertension.jpg






No hay comentarios:

Publicar un comentario